스페인홈자료실

Consagración: Parte 3/6: "Las palabras de Jes&ua…

페이지 정보

작성자 najumaria 작성일12-11-16 14:13 조회1,621회 댓글0건

본문

 

Las palabras de Jesús y de María


 


Jesús y la Bendita Madre habían hablado a Julia, incluso antes de que la Bendita Madre empezara a derramar lágrimas a través de su estatua el 30 de Junio de 1985 y de dar los mensajes desde el 18 de julio de 1985 en privado. Lo siguiente es una colección de lo que Nuestro Señor y la Bendita Madre dijeron acerca de convertir nuestras vidas en oraciones.


 






 


Las palabras de Jesús, del 14 de Agosto de 1982


 ¡Mi pequeña alma amada!  Cuando las personas practican la devoción de convertir sus vidas en oraciones, a cada momento, como usted lo hace, dando amor a sus vecinos, con mansedumbre y humildad, su amor puede hacer un freno que puede suprimir el castigo de Dios.




Las palabras de Jesús, del 17 de Agosto de 1983


¡Sí, mi pequeña bebé amada! ¿Cómo no puedo amarla, que me entrega todo de usted misma?  La quiero más de lo que usted Me quiere con todo su cuerpo y todo su corazón.  Mi corazón se llena de gran júbilo siempre que usted Me da gloria sin quejarse, acerca de sus sufrimientos y ofrece todos los momentos de su vida como pequeños ramos de flores tejidos con sacrificios.




Las palabras de Jesús, del 22 de Abril de 1986


¡Mi amada hija!  No se sienta tímida.  ¿Que faltaría, que no haría por usted, que se ha hecho una flor del consuelo a Mi Sagrado Corazón, ofreciendo, incluso, su propia voluntad, que Dios tiene totalmente ofrecida a los seres humanos; convirtiéndose en víctima de sacrificio para Mí; llevando una vida consagrada, con amor pidiendo la conversión de pecadores a cada momento; y convirtiendo incesantemente su vida en oraciones?  Ahora, un fragante holocausto desde el personal e íntimo lugar de su alma será ofrecido incesantemente a Dios el Altísimo.





Las palabras de Jesús, del 28 de Julio de 1986


¡Oh, oh, mi bella pequeña alma!  ¡Gracias!.  Recibo un gran consuelo y me lleno de júbilo de convertir su vida en oraciones, que usted ofrece para cocer mi Sagrado Corazón roto y para la conversión de los pecadores, meditar sobre la Cruz que estoy llevando todos los días y a cada momento. También, puedo olvidarme de mis sufrimientos aunque sea un momentito, gracias a su fiel amor, salpicado de sacrificios de toda clase, reparaciones, y consagraciones, como su corazón ardiente con ardiente amor para sus vecinos.




Las palabras de Jesús, del 29 de Junio de 1986


¡Mi pequeña alma amada!  La devoción de convertir su vida en oración combinada con el amor para sus vecinos, es una extrema y sumisa oferta humilde, y, por eso, es una oración que puede levantar a todo el mundo.  Deseo que usted haga este hecho conocido por todos, con los incesantes esfuerzos, con el propósito que todos puedan ser salvados.




Las palabras de Jesús, del 14 de Febrero de 1987


Hagan conocer por todos, que el hecho, de la devoción de convertir sus vidas en oraciones, ofreciéndolas con todo el corazón y toda la fuerza, curarán los corazones rotos de mi Madre y de Mí todos los días y a cada momento, dándonos un gran consuelo para mi Madre y para Mí, y un mérito para ustedes mismos.  También, sepan que la devoción de convertir sus vidas en oraciones, es una oración de salvación, que puede llevar a almas al Cielo, y recen sin cesar con el propósito de que las numerosas almas pueden salir del pantano de los pecados.



Las palabras de Jesús, del 19 de Marzo de 1987


¡Oh, Oh! ¡Mi pequeña amada bebé!  ¡Pequeñas almas que se rebajan a sí misma una y otra vez, y se acercan a Mí!  La devoción de convertir sus vidas enteras en oraciones, combinadas con la práctica del amor, me da más placer que muchos con oraciones superficiales, o penitencias hechas sin amor.  Griten una y otra vez durante todo el resto de sus vidas, con el propósito de que todas las personas del mundo entero puedan convertir sus vidas en oraciones.



Las palabras de Jesús, del 4 de Abril de 1988


Los aromas de pequeñas flores de amor, tejidos con sacrificios y reparaciones que usted ofrece a cada momento, comprendiéndolo todo, son encantadoras flores que consuelan los sufrientes Corazones de mi Madre y de Mi.



Las palabras de Jesús, del 1 de Julio de 1988


¡Oh, Mi pequeña amada alma!  ¡Mi encantadora hija que Me da toda la gloria! La devoción de convertir su vida en oraciones, que ofrece a cada momento para Mi gloria y para la conversión de pecadores, se convierten en el consuelo de Mi Madre y de Mí, y hace posible que muchas almas se arrepientan y asciendan a Cielo.  Eso es por que me regocijo mientras la miro.



Las palabras de Jesús, durante la Cuaresma de 1989


La dedicación de convertir sus vidas en oraciones, ofrecidas seriamente todos los días y a cada momento con toda su fuerza, aceptando los extremos dolores con amor, se convierten en oraciones de poder que pueden trascender todo.




Las palabras de Jesús, del 30 de Julio de 1989


Hagan conocer por todos que me regocijo más cuando miro sus corazones llenos de amor y la dedicación, que cualquier actos exteriormente  visible.



Las palabras de Jesús, del 4 de Febrero de 1990


Cuando usted ofrece los pequeños ramos de flores, tejidos con amor y generosidad, para sus vecinos, a cada momento, serán reunidos por Mi Verdad y Amor, y se convertirán en asombrosa lluvia melodiosa del amor, que da la energía a las almas que ya se han marchitado.




Las palabras de Jesús, del 25 de Febrero de 1990


 ¡Sí, sí, Mi pequeña «alma» amada!  Estoy con usted, que se entrega usted misma siempre, y tiene confianza en Mí. Bendeciré con el amor liberado, la piedad y las gracias de mi Madre y de Mí, a las pequeñas almas que conviertan sus vidas en oraciones, dándoles el poder que puede permitir que de ellos trasciendan todo, con el propósito de que no puedan perder el júbilo, amor, o la paz en ningún momento. Hagan conocer a todas las personas el hecho, que estoy siempre con ellos, incluso cuando gimen con sequía espiritual e interna, si practican la dedicación de convertir sus vidas en oraciones con todo su corazón y fuente de fortaleza y con el inalterable amor del que hace un nuevo principio.



Las palabras de Jesús


El camino de repeler al diablo, es practicando los mensajes de amor que Mi Madre y Yo les hemos estado gritando, incluso al punto del sangrado de Nuestras gargantas, indicando numerosas señales, y la dedicación de convertir sus vidas en oraciones.



Las palabras de Jesús, del 2 de Noviembre de 2000


Volviendo su vida en oraciones, que usted ha estado implorando que otros practiquen y que es ofrecerse totalmente y convertir en oraciones, todo momento, desde que usted se despierta al momento en que usted se queda dormida, sin descuidar ni siquiera las pequeñas y triviales cosas, se disuelven en mi Sagrado Corazón y en el Inmaculado Corazón de Mi Madre y se vuelven uno con Ellos; quita los clavos, uno tras otro, que los niños del mundo han clavado en Mí ofendiéndome; y se hace las oraciones del consuelo que limpian las lágrimas y lágrimas de sangre de Mi Madre María.




Las palabras de Jesús, del 28 de Febrero de 2001
Conviertan sus vidas en oraciones. Haciendo eso se harán tenazas que quitan espinas y clavos, que han sido clavados profundamente en Mi Sagrado Corazón y en el de Mi Madre y también se hacen agujas que arreglan los Sagrados Corazones y la prenda de vestir que ha sido rota.  Por lo tanto, será un gran consuelo para Mi Madre y para Mí.




Las palabras de Jesús, del 11 de Junio de 2002


Hagan conocer a todos, que el atajo para llegar a la santidad y conseguir la unión, es convertir sus vidas en oraciones.




Las palabras de Jesús, del 15 de Agosto de 2002


En esta edad urgente, para no dar cualquier oportunidad al diablo, ayude a todos los niños del mundo entero para que conviertan sus vidas en oraciones, con el propósito de que todos puedan ser salvados.




Las palabras de Jesús, del 16 de Febrero de 2003


Cosan los Corazones rotos de Mi Madre y de Mí, convirtiendo sus vidas en oraciones a cada momento.




Las palabras de María, del 16 de Febrero de 2003


 Si usted convierte cada día, y cada momento en oraciones, por el resto de su vida, ofreciendo sacrificios y reparaciones, llevando una vida consagrada, conseguirá la unión con la Santísima Trinidad, con la alegría de unirse con los Santos, exhibiendo el poder del amor más enérgicamente, y ofreciendo la lealtad más heroica, con el propósito que el mundo pueda ser salvado, los demonios que llenan el cielo y la tierra, para dividir y derribarlo, se retirarán y este mundo enfrentará los tiempos de la victoria por los Sagrados Corazones.

댓글목록

등록된 댓글이 없습니다.