spanish_board

2015 | Testimonio de Julia Kim, del 6 de Junio del 2015

페이지 정보

작성자 najumaria 작성일15-09-07 09:49 조회1,889회 댓글0건

본문

Extractos del testimonio de Julia Kim, del 6 de Junio del 2015

 

Jesús ama a todos sin importar si fueron pecadores o justos,
si sólo se arrepienten de sus pecados

¡Alabado sea Jesús! ¡Alabada sea la Santísima Madre!

¡Es bueno verlos a todos! Recientemente, muchas personas se han deprimido, en gran parte debido al brote de MERS (Síndrome Respiratorio de Oriente Medio) en Corea, si ustedes se contagian con MERS, serán curados simplemente con venir aquí, a Naju.

ref: <ahora en Julio ~~ la epidemia se ha calmando>

Esta epidemia es una advertencia de Dios. Los superiores de la Iglesia deben prestar atención a esta advertencia. Hoy en día, todos ustedes se ducharon con el agua milagrosa, ¿no?

Hace mucho tiempo, una peregrina japonesa tomó una pequeña piedra de la Capilla de Adoración (Cúpula para la adoración de la Preciosa Sangre) en la Montaña de la Santísima Madre, y un poco de agua milagrosa, entonces ella se las dio a una mujer que sufría de parálisis en Japón.

La mujer paralítica colocó la roca en sus brazos y oró: "¡Señor! No puedo visitar Naju por tener el cuerpo enfermo. Por favor sáname", y luego se vertió un poco del agua milagrosa, dos veces en la cabeza, y entonces ella quedó totalmente curada.

Apuesto a que usted no se contagiará con MERS, pero aunque si lo consigue, Jesús y la Santísima Virgen lo curarán, desde que Ellos están presentes aquí con nosotros.

En 2004, una mujer llamada Mira Guizot vino de Bali, Indonesia. Ella había estado lejos de la Iglesia Católica por unos quince años, pero decidió regresar a la iglesia mientras estuvo aquí, en Naju. Sintiéndose culpable, no se atrevió a acercarse a pensando que yo (Julia Kim) no me abrazaría a ella, porque era una gran pecadora. Así, que se quedó a cierta distancia sólo mirándome a mí, que estaba dando abrazos a la gente.

  

Pero la llamé para venir a mí con una brillante sonrisa y abrazarla como lo hice con otros peregrinos. Más tarde declaró que en ese momento sintió el amor de Jesús quien ama a todos, independientemente si están siendo pecadores o gente justa. Teniendo un montón de gracias recibidas, Mira regresó a Indonesia y comenzó a difundir la información sobre lo experimentado en Naju, pero las personas que la conocían, no lo aceptaron fácilmente porque ella no había vivido una vida confiable para los demás. Publicó folletos acerca de la aparición de Nuestra Señora de Naju y los distribuyó a las personas.

Un día, una mujer la visitó y lloró. Ella le dijo a Mira acerca de su hijo de cinco años de edad, que era tan corto como un bebé de un año, y sus manos y pies estaban paralizados debido a lesiones cerebrales. Ella dijo que su hijo probablemente moriría.

Mira dio a la mujer 30 ml de agua Milagrosa de Naju y dijo: "Úsala con tu hijo." Luego, un mes más tarde, la mujer llamó a Mira y dijo que su hijo caminó después de usar el agua de Naju.

Aunque Mira vio muchos milagros durante su estancia en Naju, ella no iba a creer el testimonio de la mujer (ya que es tan increíble), por lo que la mujer trajo y mostró su hijo a Mira. Encontró que el muchacho estaba totalmente curado por sólo una poca (cantidad) del agua Milagrosa de Naju. Sus manos y pies paralizados quedaron completamente enderezados y él caminaba. (¡Amén!)

Por lo tanto, Mira organizó y dirigió un grupo de peregrinos a Naju en 2005. Uno de los peregrinos tenía un hijo de cinco años que pesaba sólo 10 kg, y no era capaz de hablar, ni podía hacer nada, excepto mirar en el aire mientras babeaba. Mira no quería visitar Naju con los pacientes como él, ya que ella tenía muchos peregrinos para acompañar, pero exclamó la mujer y le pidió a Mira que dejara a su hijo visitar Naju junto con los otros peregrinos, por lo que Mira lo llevó a Naju. Dado que el grupo ya tenía muchos peregrinos, Mira no iba a recibir más gente, especialmente los pacientes.

Mientras Mira estaba recibiendo el agua Milagrosa en la Montaña de la Santísima Madre, también llenó las botellas del niño diciendo "También toma esta agua". Al hacerlo, el agua que al principio era normal, más tarde, se convirtió en un agua lechosa que sale del manantial, por lo que Mira pensó, "¿El agua está sucia o algo así?”, pero pronto se dio cuenta, y exclamó: "¡Oh, esto es la leche de la madre [de la Santísima Madre]!", le dijo a la madre del niño, "Dásela a tu hijo, rápidamente! Nuestra Señora de Naju le está dando su leche".

Así, dejó que su hijo beba el agua Milagrosa mezclada con leche maternal, puso al niño en mis rodillas y oró por él. Justo después de eso, "Amén". "¡Aleluya!" Exclamó. ¡Este es el poder de Nuestro Señor!

En 2006, Mira hizo otra peregrinación a Naju con un sacerdote. El sacerdote llegó aquí sólo como un viaje, no por amor a Nuestra Señora de Naju. No quiso escuchar mi testimonio diciendo: "Yo no necesito el testimonio de Julia, su oración, o conocerla. Volvamos al hotel. La Preciosa Sangre de la Cruz es la sangre que los voluntarios de Julia rocían en secreto, de la misma manera que hicieron con el perfume de la Santísima Madre." Él tenía una gran desconfianza.

Mira estaba profundamente apenada y se quejaba a la Santísima Madre, "¡Madre! ¿Por qué no nos envía un buen sacerdote? Estamos aquí para recibir las gracias, pero todos nos distraemos por él, y al día siguiente, durante la Misa, delante del manantial milagroso, el sacerdote lee el capítulo de la boda en Caná, en lugar del evangelio de ese día, a pesar de él mismo.

Después de la Misa, Mira pidió al sacerdote: "Padre, ¿por qué lee la historia de la boda de Caná?", "No lo sé", respondió el sacerdote. Al día siguiente, la guía sirvió un poco de vino en la alcuza justo antes que comenzara la Misa, pero dejó la otra vinagrera de agua vacía, pensando que el sacerdote lo llenaría. Durante la Misa, el sacerdote lava los dedos con el agua de la vinagrera y luego, después de la Santa Comunión el sacerdote vierte el agua para vaciarla, pero se encontró con que el agua se convirtió en vino. Y él estaba profundamente conmocionado.

El sacerdote vierte el vino nuevo en la alcuza y limpió el cáliz con otra agua y la bebió. Luego, se fue a la Capilla y se arrodilló para rezar frente a la estatua de Nuestra Señora de Naju.

Al ver esto, todo el mundo estaba tan contento y aplaudió alabando al Señor. Incluso algunos de los clérigos, a veces podrían tener dudas acerca de la presencia real de Nuestro Señor, en la Sagrada Eucaristía.

Por lo tanto, la razón por la que Jesús y la Santísima Virgen vinieron a Naju y muestran signos sorprendentes de diversas maneras, es llevarnos al arrepentimiento. Jesús le dio un aviso previo (el sacerdote leyó el capítulo de la boda en Caná en lugar del evangelio de ese día, aunque el no lo haya elegido) que al día siguiente iba a realizar el milagro como el de las Bodas de Caná. Eso era requerido, para gracia del sacerdote.

   

                      Antes de la Misa                                            Durante la Misa

Los peregrinos compartieron el vino y conservaron la mitad en la botella

Padre Tarcius Natawijaya.

 

 Su testimonio Página 1                       Página 2

 

Página 3                     Página 4

En otro año, Mira también había traído un Arzobispo. El Arzobispo (Su Excelencia) sentía el pulso en las manos de la estatua de Nuestra Señora, y recibió la Preciosa Sangre en el Camino de la Cruz. Finalmente, el Arzobispo ha cambiado tanto en la gracia y en la Conferencia de Obispos Católicos en Indonesia testificó que claramente, "Naju es verdad". También animó a Mira para difundir la noticia y seguir haciendo la peregrinación a Naju.

Sólo después de darse cuenta que todo fue causado por mis propias faltas, he aprendido acerca de las Cinco Espiritualidades de Naju

Todos ustedes ya han experimentado el amor de Jesús y de la Santísima Madre en Naju, ¿no es así? Asimismo, los postulantes aquí también lo han experimentado, y se han llenado de alegría por ello, por lo que han decidido ofrecer el resto de sus vidas al Señor y la Virgen, y entraron en esta comunidad para difundir el amor y las gracias de ellos a todo el mundo.

La Santísima Madre, que ha estado derramando lágrimas y lágrimas de sangre, nos dijo que difundamos la fragancia de las rosas por todo el mundo, dándonos el aceite fragante exprimiéndose por todo su cuerpo a través de Su estatua.

En realidad, la fragancia de las rosas nos ha dado con frecuencia la gracia de la curación.

Por ejemplo, la Hermana Rita de Jeonju tenía una cita conmigo, pero no podía realizarla debido a un accidente que tuve. Ese día como el Padre Raymond Spies vino, 2 voluntarios y yo fuimos a toda prisa tomándonos algunos segundos para hacer unos ejercicios que me habían dado.

No queríamos molestarla por ello. Pero mientras los dos voluntarios estaban levantando hacia arriba en los dos extremos, y yo en el centro, una barra muy pesada cayó sobre mi cabeza y me noqueó. Cuando recuperé la conciencia, sentí un intenso dolor en la parte posterior de mi cabeza. Cuando sentí la parte de atrás de mi cabeza me encontré con que había una gran cantidad de sangre por la herida.

En mi camino al hospital, la Hermana Rita no pudo reunirse conmigo y se fue tan decepcionada. Pero pronto se dio cuenta que la fragancia de rosas había penetrado en la articulación de la rodilla y curó su artritis y otras dolencias. Así, la Santísima Madre nos cura con su fragancia de rosas. (Así, de esta manera)

Ref: "La fragancia y el aceite que le doy a todos son regalos de Dios. Representan Mi presencia, amor y amistad hacia ustedes.." (La Santísima Madre, 8 de Abril de 1993)    

En otro caso, mientras rezábamos juntos, sentados en un círculo, una mujer comenzó a tomar varios cosméticos, así que me dije a mí misma, “Oh, se maquillará, tal vez más tarde", pero después de haber terminado nuestra oración, ella exclamó: "Mi empiema acaba de ser sanada, mi hermana [Julia]!”  

Ella dijo que su empiema no se había curado a pesar 3 operaciones, pero en el momento en que ella misma dijo, “Ah, yo los envidio, suerte, voy a ser capaz de oler el fragancia de las rosas, la fragancia irrumpió en la nariz”.

Es por eso que ella tomó todos sus cosméticos, para asegurarse del perfume. Sin saberlo yo estaba distraída, pero pronto lo convertí en una oración dentro de mí: "¡Señor! Ahora bien, esta mujer va a ponerse maquillaje externamente, pero puede también maquillar nuestras almas, así como la de ella, para que sea bella para el Cielo. ¡Amén!"

¡Qué bueno es para nosotros saber la Oración de la Vida, que se puede ofrecer siempre o dondequiera que estemos! En ese momento, yo sólo la ofrecí hacia arriba con la Oración de la Vida, mientras yo estaba compartiendo mi testimonio y rezando con los demás.

El Señor y la Santísima Madre nos advirtieron que el castigo es inevitable para este mundo, pero por otro lado también nos han enseñado cómo hacer reparaciones por nuestros pecados en este mundo en lugar de en el Purgatorio. Si practicamos la devoción de las Cinco Espiritualidades de Naju, que nos han dado, a través de la vida de Julia Kim, directamente por el Señor y la Santísima Madre, podemos alcanzar el Cielo.

Por ejemplo, como una nuera que odiaba tanto a su suegra, la empujó en el agua hirviendo de la olla grande de hierro, fingiendo que fue causado por un accidente.

Así, sus manos cayeron en el agua hirviendo y se quemaron severamente. Con un corazón roto la suegra salió de la casa. Entonces, ¿es posible que ella perdonara a su nuera? El odio podría seguir creciendo en este caso.

 

Pero la nuera se arrepintió de sus pecados en Naju, y se fue a su suegra para pedirle perdón, y también dijo a su marido: "En el pasado sólo me concentré en mis sufrimientos con tu madre, no podía ver mis defectos, así que sólo quería matarla. Pero después de eso, me enteré de las Cinco Espiritualidades de Naju, y me di cuenta que todo fue causado por mis faltas. Así que ahora, yo también te pido perdón con sinceridad. ¡Por favor, perdóname!”  

Con el tiempo, la familia cambió por completo en una Sagrada Familia.

Los que se llaman a sí mismos "Sabios y Entendidos" no vienen aquí. Pero aquellos que escuchan a Nuestro Señor y a la Santísima Madre, lo entienden con sencillez, viniendo aquí como pequeñas almas. Así que hay suficiente capacidad para ellos ir directamente al Cielo. Por eso debemos seguir a Nuestro Señor y a la Santísima Madre con nuestros corazones abiertos, hoy, mañana y siempre.

Para convertirse en pequeñas almas, es necesario, que no deberíamos tener odio.

Como dijo la Santísima Virgen en su mensaje: "Voy a ayudarte con Mi poder de aplastar a la serpiente."

Si seguimos a la Santísima Madre tomándonos de sus manos, ni siquiera una sola alma entre nosotros se perderá. ¿Qué hará Nuestro Señor y la Santísima Madre que aman, incluso a los pecadores más perversos, para todos ustedes, que oran juntos, por la Voluntad de ELLOS?

No es la pregunta, por qué el Señor me dio estos sufrimientos, a pesar de mi vida bien vivida, sino darse cuenta que era mi culpa. Orar a Nuestro Señor confesando: "Soy realmente un pecador ante Nuestro Señor, por favor, perdóname, un pecador..." ¡Esta es una oración muy, muy importante!

En primer lugar, tenemos que deshacernos de cualquier odio que tengamos hacia cualquier persona en nuestro corazón, con el fin de convertirse en pequeñas almas para avanzar hacia la perfección, mientras adquirimos la santidad.

Pero tal odio, no va a desaparecer tan fácilmente como lo deseamos, por lo que debemos confiar todo a Nuestro Señor y cultivar nuestras mentes y llenarlos con acciones de gracias.  

Y vamos a reflexionar si hay alguien, a quien he odiado o herido sus sentimientos, si la respuesta es sí, traerlos aquí, bajo la Cruz para hacer conciliaciones con Dios, a través de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor, para que nuestros cuerpos y almas, incluso nuestras familias se puedan lavar por completo y curar.

Si estás resentido con Dios, pídele Su perdón, si no practican el amor a su esposa, a sus hijos, a su suegra, a sus vecinos más cercanos, pídanle su perdón, con el fin de ser perdonado por Dios.

Dios El Padre, perdona a cualquiera que haga una verdadera confesión de sus pecados y pide Su perdón.

Vamos a confesarle todos nuestros pecados ante Él y mantener nuestro corazón limpio y vacío, para convertirse en un palacio y un tabernáculo donde Nuestro Señor puede morar, y también hacer que nuestros espíritus y almas despierten como nuevos.

Por lo tanto, en el último día podremos disfrutar de la felicidad eterna en el Reino de Nuestro Señor.

¡Amén!

¡Gracias!

 

댓글목록

등록된 댓글이 없습니다.