spanish_board

2010 | EL SANTO PADRE DICE AL CARDENAL CLAVE EN EL VATICANO: "ESTOY A FA…

페이지 정보

작성자 najumaria 작성일12-11-16 14:25 조회6,034회 댓글0건

본문

 

EL SANTO PADRE DICE A SU CARDENAL CLAVE

EN EL VATICANO: "ESTOY A FAVOR DE NAJU"

 

Hace aproximadamente tres semanas (algunos días antes de Pascua de 2010), el Cardenal Ivan Dias, Prefecto de las congregaciones para la evangelización de pueblos en la Santa Sede, tuvo una audiencia con el Santo Padre para hacer otro informe sobre Naju, incluyendo la reciente visita de Julia Kim por el Vaticano y el milagro Eucarístico que ocurrió durante la visita.

 

De una fuente muy segura en el Vaticano, hemos sido informados que el Santo Padre dijo al Cardenal durante esta audiencia: "Estoy a favor de Naju."  Que el Santo Padre, Benedicto XVI, esté a favor de Naju ha sido conocido durante bastante tiempo.  Así que, algunos pueden preguntar, "¿Qué hay de nuevo sobre este comentario?" 

 

El hecho es que este comentario o declaración por el Santo Padre es sumamente importante y significativo para el discernimiento oficial y el reconocimiento de Naju.  El Papa Benedicto XVI ha tenido un serio interés en informarse sobre los acontecimientos sobrenaturales en Naju desde que la época que era el Prefecto en las congregaciones para la doctrina de la fe y Juan Pablo II era el Papa.  Después de su asunción para el papado en 2005, ha continuado recibiendo informes sobre Naju.  Significativamente, fue por primera vez que el Santo Padre dijo su postura sobre Naju durante una reunión oficial en el Vaticano.  Haciendo esta sentencia, el Santo Padre estaba haciendo conocer a los Cardenales y a la Iglesia donde está parado respecto a Naju, y en cuál dirección quiere que la Iglesia vaya para renovar y fortalecer la Iglesia Católica mundialmente en los años a partir de ahora, respecto a Naju, que puede teniendo el potencial de hacer un impacto fuerte. 

 

En realidad, el reconocimiento oficial de Naju podía haber venido mucho más temprano durante el reinado del Papa Juan Pablo II.  El primer momento en que Juan Pablo II estaba oficialmente informado sobre Naju fue en 1991, cuando el Arzobispo  Victorinus Yoon de la Arquidiócesis de Kwangju en Corea, al que la Parroquia de Naju pertenece, y otros Obispos Coreanos estaban haciendo su visita ad limina al Vaticano.  El Arzobispo Yoon dijo al Papa, "En mi diócesis también, hay una estatua de la Bendita Madre que llora."  El Santo Padre contestó, "En tal caso, es importante observar los frutos."

 

El Papa Juan Pablo II recibió informes más detallados sobre Naju en 1995, poco después que el Arzobispo  Giovanni Bulaitis, el Nuncio Apostólico a Corea en ese momento, hizo una visita a Naju, y presenciara dos descensos milagrosos de la Eucaristía en la Capilla, el 24 de noviembre de 1994, e hizo informes para el Santo Padre a través de la Congregación para la Evangelización de Pueblos.  Fuimos informados después que el Santo Padre había recibido las fotografías de la estatua llorando de la Bendita Madre en Naju, al mismo tiempo que la otra documentación y se quedó, especialmente, mirado la fotografía de la Bendita Madre, que derramaba lágrimas de sangre durante aproximadamente 40 minutos, con sus dos manos colocadas en la oración. 

 

En 1996, los Obispos Coreanos vinieron a Roma otra vez en su visita ad limina.  El Santo Padre les dijo, "Compartan esta estupenda gracia de Naju con otros en Asia."  Era un pedido solemne y preocupado del Papa para los Obispos Coreanos de dirigir una investigación objetiva de lo que había ocurrido en Naju, y, sobre la base de los resultados, aprobarla sin demoras.  Desafortunadamente, los Obispos Coreanos no hicieron nada para obedecer el pedido del Santo Padre en su regreso a Corea.

 

Cinco años después, en 2001, había otra visita ad limina por los Obispos Coreanos.  Esta vez, el Santo Padre parecía preocupado, e incluso algo irritado, y preguntó a los Obispos Coreanos durante una reunión de almuerzo con ellos: "¿Qué ha pasado a Naju?".  Estaba preguntando si los Obispos Coreanos habían hecho algo sobre Naju, después que les había hecho un pedido cinco años antes.  Ninguno de los Obispos, incluyendo el Arzobispo  Victorinus Yoon de Kwangju, dijeron algo.  El Papa esperó, y un silencio muy incómodo continuó durante bastante tiempo.  Definitivamente, el Obispo Paul Chang - Yeol Kim de la diócesis más pequeña en Corea (la diócesis de Cheju), que estaba sentando al lado del Santo Padre, dijo que daría un informe al Santo Padre después del almuerzo.  Así que, después del almuerzo, el Obispo Kim se reunió con el Santo Padre en privado por una hora e hizo un informe detallado para él respecto a la Iglesia en Corea y Naju.  El Santo Padre parecía muy satisfecho y abrazó al Obispo.  Dijo que enviaría las instrucciones a los propios feligreses.  Esto ocurría a principios de Marzo del 2001.  Dos meses después, las fotografías y las explicaciones en italiano, del milagro de la Eucaristía a través de Julia, el 31 de Octubre de 1995 en la capilla privada del Papa fueron exhibidas públicamente en la Iglesia de San Miguel, en las inmediaciones del santuario de San Padre Pio en San Giovanni Rotondo, después de que la Santa Sede dio el permiso.  Simultáneamente, una estación de TV católica muy importante en Italia transmitió las escenas del milagro Eucarístico del 31 de octubre de 1995, también con el permiso de la Santa Sede.  Estas visualizaciones públicas eran señales concretas de que Papa Juan Pablo II oficialmente había reconocido el milagro Eucarístico, que personalmente había presenciado.  Era también una fuerte señal para los Obispos Coreanos no hacer caso omiso de los eventos en Naju, y acelerar el examen y la aprobación.  A pesar de tales fuertes movimientos por el Papa, la jerarquía en Corea no hizo nada sobre Naju. 

 

En realidad, la Arquidiócesis de Kwangju había constituido un comité de investigación en Diciembre 1994, justo después que el Arzobispo Giovanni Bulaitis había visitado Naju en Noviembre 1994.  Tres años después, el 1 de Enero de 1998, la Arquidiócesis de Kwangju anunció una declaración negativa acerca de Naju, diciendo que los fenómenos de lágrimas y lágrimas de sangre de la estatua podían haber sido causados por algún poder preternatural sin ninguna explicación o pruebas.  También dijo que el informar acerca de los milagros Eucarísticos, estaban en contradicción con la enseñanza de la Iglesia que dice que el Sacramento de la Eucaristía es celebrada en la especie de pan y vino.  Nadie refuta que las formas correctas del Sacramento de la Eucaristía son el pan y vino.  El verdadero asunto no era cómo es celebrado el Sacramento pero de un modo u otro, una intervención especial milagrosa por Dios ocurrió o no, y no hicieron nada para responder a esta pregunta.  Los sacerdotes en Kwangju también dijeron en la declaración que los descensos alegados de la Eucaristía desde arriba infringieron la enseñanza de la Iglesia, que enseña que la Eucaristía puede empezar a existir a través de la consagración por los sacerdotes con ordenados solamente con legitimidad.  Aquí otra vez, nadie está discutiendo que los sacerdotes ordenados con legitimidad solamente puedan llevar a cabo la consagración de la Eucaristía. Ningún lego o sacerdotes fuera de la Iglesia tiene este poder.  La enseñanza de la Iglesia, sin embargo, no dice que la Eucaristía puede empezar a existir solamente a través de la consagración de los sacerdotes, que impediría la posibilidad de los milagros.  Esta versión mencionada de la enseñanza de la Iglesia en la declaración de Kwangju, es diferente de lo que la auténtica Iglesia enseña realmente.  La Iglesia nunca ha dicho que la Eucaristía puede empezar a existir solamente a través de la consagración de los sacerdotes, aunque eso es verdadero en la situación normal, sin un milagro.  En Fatima y otros numerosos lugares, la Eucaristía bajó milagrosamente y fue recibido por muchos Santos, sin mencionar que hubo consagración de sacerdotes.  Aquí otra vez, el asunto no es sobre cómo administrar el Sacramento, sino dónde o no, una intervención especial milagrosa por Dios ocurrió o no.  Como Jesús es divino y el Sacerdote Superior, no podemos impedirnos la posibilidad de Su milagro venga en forma de Eucaristía, siempre que lo desea hacer.  Si la versión de la enseñanza de la Iglesia, en la declaración de Kwangju fuera correcta, todas las maravillosas comuniones en la historia de la Iglesia tendrían que ser condenadas. 

 

La próxima visita ad limina por los Obispos Coreanos ocurrió a finales de Noviembre, principios de Diciembre del 2007.  El Arzobispo  de Kwangju trajo consigo algunas copias de un video, producidas por una compañía de TV comercial, en Corea con la ayuda de un sacerdote de Kwangju, que había sido el jefe de todos los sacerdotes en Corea, que se oponían a Naju.  Este video estaba lleno de hechos fabricados y falsas acusaciones contra Naju y Julia. Los funcionarios de la Santa Sede no le dieron atención a este video, tuvieron gran desilusión del Arzobispo de Kwangju y sus sacerdotes en casa.  En vez, el Cardenal Ivan Dias preguntó al Arzobispo de Kwangju y a otros Obispos Coreanos por qué no estaban aceptando Naju y les instó a que lo hicieran.  El Arzobispo de Kwangju y otro Obispos también visitaron la Congregación para la Doctrina de la Fe y fueron instados a que acepten Naju.  Los Obispos Coreanos estaban enormemente sorprendidos e irritados por la intensidad de la insatisfacción que existía en la Santa Sede causada por el fracaso o la negativa de los Obispos Coreanos de manejar apropiadamente el caso de Naju.  Después de su regreso a Corea, el Arzobispo Choi de Kwangju dijo a sus sacerdotes, "La Santa Sede era como una oficina de relaciones públicas para Naju."

 

Los sacerdotes que se oponían en Kwangju estaban enormemente alarmados por los resultados del viaje a Roma de los Obispos, y decidieron tomar su medida final y más extrema, haciendo público un decreto en el nombre del Arzobispo de Kwangju, el 19 de enero de 2008.  Este decreto establecía, que cualquiera del mundo entero que visitaba Naju, estaría sujeto a la excomunión automática.  También expulsó a Padre Aloysius Chang, un partidario de Naju, de la Arquidiócesis.  A finales de Febrero de 2008, la liga de los Obispos Coreanos estaba a punto de anunciar su apoyo del decreto de Kwangju, pero el Cardenal Dias les envió un cable urgente para parar este intento.  Este decreto representaba el desafío inflexible y descarado de la Iglesia Coreana, y la desobediencia para la Santa Sede, que había instado a los Obispos Coreanos a que acepten Naju durante su visita ad limina a fines de 2007.  Era también una grave violación de las Leyes de la Iglesia, porque castigó a los peregrinos y al Padre Chang, que no habían cometido ningún crimen, para merecerse la excomunión, y tampoco, porque prolongó el castigo de la excomunión a todo el mundo, donde la autoridad de los Obispos Coreanos no llega.  Preguntado si incluso los Obispos de otros países, e incluso del Vaticano serían excomulgados si visitaran Naju, uno de los opositores sacerdotes en la Arquidiócesis de Kwangju dijo sin vacilar (23 de abril de 2010), "Sí, serán excomulgados de acuerdo con el decreto de Kwangju."

 

En abril 2008, el Cardenal Ivan Dias escribió al Arzobispo de Kwangju diciendo, "Cuando los eventos en Naju son considerados revelaciones privadas, las penas mencionadas en su decreto no pueden ser aplicadas a aquellos que visitan Naju.  Las penas sobre Padre Aloysius Chang también deben ser levantados.  Padre Chang puede continuar celebrando la misa."  La arquidiócesis de Kwangju nunca ha hecho pública esta carta.  Muy frecuentemente, las instrucciones de la Santa Sede son bloqueadas por los sacerdotes, especialmente en Kwangju, Corea.  Los seguidores más fieles se quedan en la oscuridad y conservan innecesariamente miedo. 

 

El 24 de noviembre de 2009, mientras Julia estaba hablando a las personas en la capilla de vinilo en Naju, en una reunión de oración nocturna, repentinamente perdió el conocimiento y cayó.  Entonces, recibió un breve mensaje de la Bendita Madre: "Vaya y vea a Giovanni Bulaitis."  La Bendita Madre no mencionó a "Arzobispo", probablemente porque lo consideró uno de sus hijos más apreciados.  Julia empezó a prepararse para el viaje, sin saber por qué fue dicha que conociera al Arzobispo Bulaitis, y qué tenía que hacer durante la visita. Solamente obedecería el pedido de la Bendita Madre y se iría a Roma sin ningún programa específico en mente.  Al principio, estaba a punto de ir a Roma a principios de febrero 2010, pero, porque la Santa Sede estaría en un encuentro en ese momento, salió para Roma el 26 de febrero de 2010, acompañado por el Padre Aloysius Chang y cinco laicos, incluyendo dos intérpretes.  Se alojaron en un hotel, dirigido por la Orden a Carmelita cerca de la Basílica de San Pedro.  Julia y sus compañeros fueron recibidos por el Arzobispo  Bulaitis y las Hermanas afectuosamente en una residencia perteneciente a la Santa Sede, ubicada después de la Plaza de San Pedro.  El Arzobispo  Bulaitis los invitó a la Misa del Domingo el 28 de febrero.  Para sorpresa de todos, la Eucaristía recibida por Julia, se convirtió en sangre visibles sobre su lengua, poniéndose más grande y latiendo de la misma manera que un corazón vivo.  La Eucaristía que recibió era pequeña, pero se volvía gradualmente más grande y más gruesa que su propia lengua.  Julia deseaba que esta Eucaristía fuera conservada, pero el Arzobispo le ordenó que se comiera la Eucaristía, y obedeció inmediatamente. 

 

El Arzobispo  Bulaitis, las Hermanas, y todos los compañeros de Julia firmaron un testimonio por escrito.  El Arzobispo dijo que, porque este milagro ocurrió en una capilla dentro del Vaticano, los Obispos Coreanos no podían entrometerse en el discernimiento de la Santa Sede.  Julia también sangró repetidamente de su cabeza, milagrosamente herida por la (invisible) Corona  de Espinas.  En su mensaje, la Bendita Madre dijo a Julia que este milagro de la Eucaristía sería el último de 33 milagros de Eucaristía a través de ella, o en Naju.  Así que, no habrá más milagros de Eucaristía.  La Bendita Madre también dijo que el Arzobispo  Bulaitis tenía el papel de la Omega para Naju, queriendo decir que el reconocimiento oficial de Naju sería logrado a través del trabajo por el Arzobispo  Bulaitis.  Ya ha hecho tanto para este propósito y continuará haciéndolo. 

 

El 3 de marzo, Julia conoció al Cardenal Ivan Dias en su residencia oficial, acompañado del Arzobispo  Bulaitis y una Hermana Coreana que trabaja en el Vaticano, que habla fácil el Italiano y Coreano.  El Cardenal Dias estaba muy contento de ver a Julia, veinte años después que la había visto por última vez en Corea.  Confortó a Julia diciéndole que no se preocupe por el reconocimiento oficial.  Dijo que el reconocimiento vendría justo tal como Julia había sido curada totalmente de su cáncer, antes de su conversión a la Fe Católica hace treinta años.  También dio sus tres pañuelos bordados con su nombre para usarlos cuando sangra otra vez.  El Cardenal vio que Julia estaba sangrando de su cabeza y sufriendo enormemente. 

 

El Padre Chang y Julia también repartieron una pequeña custodia conteniendo una Eucaristía, que había sangrado en un ciborium en Naju el 16 de octubre de 2006 al Arzobispo  Bulaitis.  En ese día, Nuestro Señor dijo a Julia que presentara esta Eucaristía al Papa.  El Arzobispo  Bulaitis pasó esta Eucaristía al Cardenal Dias, y el Cardenal lo envió al Santo Padre.  El Santo Padre recibió la Eucaristía y pidió a su personal que lo mantuvieran con el mayor cuidado y dedicación.  Es un consuelo especial a Julia y a otros en Naju, saber que el Santo Padre está en Naju, ahora y siempre con está Eucaristía que sangró.

 

Los ayudantes voluntarios en Naju divulgaron las noticias sobre el viaje a Roma de Julia el 3 de abril de 2010, Sábado Santo, cuando miles de peregrinos se reunieron en la capilla de vinilo sobre la montaña del Bendita Madre en Naju.  Las personas escucharon las noticias, vieron el DVD, y fueron confortadas enormemente y apoyadas.  Muchos estaban llorando de júbilo.  Están difundiendo el DVD y los impresos valientemente por toda Corea.  Los ayudantes voluntarios en Naju están enviando materiales a los sacerdotes y los laicos en muchos otros países.  Estamos felices de oír que muchos de los sacerdotes y los laicos, que recibieron esta información, están corrigiendo su percepción antes negativa de Naju. 

 

Al mismo tiempo, los adversarios de Naju, principalmente los sacerdotes liberales en Corea, está enormemente alarmados, y están tratando de parar la extensión de la información ferozmente.  Muchos de estos sacerdotes están dentro del la denominada Liberación Teológica, que empezó en América Latina pero ha sido rechazada por la Santa Sede, y todos aquellos que son fieles a las enseñanzas de Nuestro Señor.  Estos sacerdotes defienden fuerte el tribunal de justicia político y social, pero son desobedientes a sus Obispos e incluso a la Santa Sede.  Desprecian la naturaleza sobrenatural de la Fe Católica y hacen caso omiso de todos los Concilios Ecuménicos antes del Vaticano II.  Incluso distorsionan las enseñanzas nobles del Segundo Concilio Vaticano, para justificar su postura herética.  Desafortunadamente, para la Iglesia en Corea, estos sacerdotes están en los puestos claves en casi todas las diócesis en Corea en este momento.  Muchas veces, parece que su poder excede el del Obispo.  Son los ejército claves que están tratando de destruir a Naju y dañar a la Iglesia.  El Papa Juan Pablo II visitó Corea en 1984 y 1989, pero, desde entonces, no ha habido ninguna visita papal a Corea.  El desafío por muchos de los sacerdotes Coreanos y la incapacidad de los Obispos Coreanos de controlarlos eficazmente han sido una razón indudablemente muy importante por qué no ha habido una visita papal a Corea durante éstos 21 años.  Cuando el problema de Naju sea resuelto, y el reconocimiento oficial de Naju sea anunciado, el camino estará claro otra vez para el Santo Padre pueda visitar el nuevo santuario en Naju como un ejemplo para que sigan millones.  Benedicto XVI ya a hecho claro, a su Cardenal clave cuál es su posición respecto a Naju.  Apoyamos y preguntamos a todos por todo el mundo que quiere Nuestro Señor y Nuestra Señora, y desea que la Iglesia se ponga más vibrante en evangelizar y santificar el mundo, para rezar duro, con el propósito de que la Bendita Madre, que ha recibido el poder de aplastar la cabeza de Satanás, pueda repeler el espíritu de los errores, desafíos, y odios de los corazones de todos, y lograr el triunfo de su Inmaculado Corazón, para el beneficio espiritual de todas las personas del mundo entero.

 

Benedict Sang M. Lee

Mary’s Touch By Mail (U. S. A.)

26 de abril de 2010

 

댓글목록

등록된 댓글이 없습니다.